Clientes y Alianzas

Experiencias

Compartimos con vos algunos casos donde contribuimos con nuestros clientes a cambiar su forma de mirar y generar resultados diferentes. Si querés contarnos tu caso, contactanos.

Diagnóstico, diseño y plan de mejora de efectividad

“Evado para no poner límite”. “Acepto por no decir que no” Cuando estamos tapados por los procesos y las tareas, ¿Cómo muestro el impacto que esto tiene en el negocio y en las relaciones?

En este equipo de personas parecía no haber punto de negociación y esto generaba sobre carga de trabajo y frustración. Se percibía una cultura de imponer y no escuchar.

El tiempo era un obstáculo para tomar riesgos y el miedo al fracaso llevaba al perfeccionismo. Nos pidieron contribuir con un modelo “que sea práctico y se pueda aplicar rápidamente para notar su efectividad”

Trabajamos con LSI (Life Style Inventory) para hace un diagnóstico de estilos de liderazgo y tomar consciencia “¿Cómo llegamos a esta situación?”

Realizamos encuentros quincenales de coaching grupal con los líderes para compartir los resultados de los diagnósticos individuales y generar espacios colectivos de aprendizaje.

Compartiendo la mirada de cada uno, rediseñaron sus reuniones de trabajo para hacerlas más efectivas realizando acuerdos y cumpliendo lo pactado. Se generó confianza en las relaciones y mejoraron los resultados.

Este proceso desplegó un cambio en la cultura. Apareció el reconocimiento y como consecuencia, las ganas de celebrar.

Desarrollo de líderes y cultura consciente

Queremos mejorar los resultados, lo hemos venido intentando desde hace un tiempo y no logramos que los empleados se comprometan. Esto es muy frustrante! ¿qué más podemos hacer?”

Al abordar esta problemática junto al CEO y sus mandos medios, identificamos que estos no se sentían dueños del plan. La delegación no había sido nunca parte de la cultura de esta organización, el CEO es quien manejaba todo, y ahora, simplemente, no entendían por qué cambiar la forma en la que habían venido trabajando. Se sentían amenazados en su continuidad laboral, por la caída de ventas, y hacer cambios les parecía todavía más arriesgado.

Trabajamos en encuentros grupales con el equipo de líderes, para desarrollar la cultura que los llevaría a hacer efectivamente los cambios y en Sesiones individuales de coaching, para que cada persona pudiera identificar sus propios modelos mentales, trabajar con sus emociones, y desarrollar su capacidad de liderazgo, en un entorno seguro

Hoy, estos líderes se sienten dueños del plan de mejora cultural que desarrollaron juntos, y están avanzando en implementarlo. Definieron principios y acuerdos de equipo, se reúnen semanalmente y toman decisiones en conjunto, y mejoraron varios procesos que les estaban impidiendo avanzar. Un cambio cultural lleva tiempo, pero la mejora en los resultados ya se está viendo, recuperaron varios clientes importantes, y, lo más prometedor de todo, es que se respira un clima de entusiasmo en la gente, y mucho más compromiso hacia un objetivo común.

Conversaciones conscientes

¿Cómo crear el contexto adecuado para tener conversaciones difíciles?

Cuando fuimos contactadas, el equipo de trabajo estaba obteniendo buenos resultados, sin embargo las relaciones estaban afectadas por un TONO DE AGRESION Y TENSIÓN que estaba creciendo. El líder del equipo nos pidió colaboración para disolver el conflicto.  

Diseñamos encuentros quincenales para abrir conversaciones en un contexto de respeto y cuidado. Al comunicarse de manera consciente, se dieron cuenta de que todos querían tener la razón y como consecuencia, buscaban culpables y poner al otro en el banquito de los acusados.

El miedo que se había generado por no llegar a estar uno mismo sentado ahí, les despertaba estar a la defensiva o dar combate.

Luego del proceso, cada persona se dio cuenta de que el costo de no hacer el cambio no solo se reflejaba en la exposición del equipo en la organización, sino también en la falta de confianza en el otro y en el sentimiento propio de frustración.

Asumir la responsabilidad es tener la habilidad de responder de manera diferente. Cada integrante del equipo se comprometió a cumplir un Plan de Acción para aplicar las nuevas herramientas y el resultado mejoro la visibilidad del equipo, la efectividad personal y mas importante, estableció un clima de mayor tolerancia, complicidad y “un lenguaje común”.