5 tácticas para ser más ENFOCADOS y EFECTIVOS

Es habitual en nuestras sesiones de coaching escuchar que “el tiempo no alcanza”, que “es imposible irse a casa a una hora normal”, y menos que menos, hacer que la cantidad de tareas que ingresan a la Lista de Pendientes no superen ampliamente a las que se logra tachar.

Te suena conocido? El resultado es cansancio, stress, frustración, y una sensación de poca efectividad

“No puedo terminar rápido lo que empiezo” “Hay algunos temas que se me quedan siempre colgados”… Qué podemos hacer de forma diferente?

Muy a menudo, el problema de fondo es la dificultad para concentrarnos y enfocarnos.

Hoy en día, el contexto en el que estamos es de una altísima conectividad, y esto hace que todos esperemos respuesta inmediata a cualquier hora del día, de cualquier pregunta o tema que abrimos. Mails, whatsapps, chats colaborativos…la información ocurre cada vez más en tiempo real. El que no responde pronto, se convierte en “cuello de botella” de alguien más. ¡Y aún peor, quizás “se pierda algo” valiosísimo si no ve la cadena de respuestas en el grupo de whatsapp!

En este contexto, las distracciones se multiplican. Hace un tiempo una persona, en uno de nuestros talleres, ¡chequeaba casi cada minuto la entrada de mensajes…a través de su reloj pulsera! En el teléfono celular tenemos todo lo que necesitamos para distraernos: internet, Facebook, twitter, Instagram…además del whatsapp claro!

Los trabajos ya no suelen tener oficinas cerradas, en las que concentrarnos, al contrario, los espacios son abiertos y las salas “colaborativas”.

No es raro que cada vez sea más complicado el concentrarse. Qué efecto tiene esto en la vida real? Que estamos siendo interrumpidos constantemente en el trabajo, y ya no nos damos cuenta.

Puede ser un mail, un whatsapp que entra, un compañero que se acerca a preguntarnos algo, o nuestra propia mente que no deja de pasar de un tema al otro, acostumbrada a ventanas de atención cada vez más cortas. A propósito de esto, un amigo me contaba hace poco que ya no puede ver películas de cine porque “se aburre”, acostumbrado como está al formato “serie”, más ágil y más corto…

Y porqué esto es importante? Porque las neurociencias han probado que nuestro cerebro necesita FOCO para desempeñarse de manera óptima. El “tiempo de foco” hace que el cerebro funcione con mejor eficiencia y calidad, a través de la “atención plena”. Cuanto mas somos capaces de enfocarnos, mejor salud mental. Y también, cuanto más rápido somos capaces de re-enfocarnos después de una distracción.  Mark, Gudith, y Klocke, estudiaron que si bien el tiempo varia de persona en persona, se llega a tardar unos 20 minutos en volver a concentrarse luego de una interrupción. Y que las personas solemos trabajar más rápido después de ser interrumpidas, con la consiguiente sobrecarga de stress y de presión.

El multitasking a menudo nos deja con una sensación de vacio, de insatisfacción, que conocemos como esa voz que al final del dia nos dice: “estuviste todo el dia a full…pero qué terminaste en realidad?”

Qué podemos hacer frente a estos desafíos?

  1. Organizar “tiempos de no distracción”, de atención plena, en nuestra jornada : planea un tiempo que puedas respetar, puede ser de tan solo una hora dos veces por semana. Busca un lugar en el que puedas estar solo/a, avisa a tu jefe, equipo, clientes, familia, que en ese horario no vas a estar disponible. Elige el horario en una ventana de tiempo en la que te sientas más productivo vos mismo (por ejemplo, hay personas que trabajan mejor de dia, y otras de noche), y en el que la demanda de la oficina sea menor. Planifica las tareas que vas a hacer en este tiempo, de antemano. Algunas empresas y equipos de trabajo coordinan para hacerlo al mismo tiempo
  2. Adoptar reglas de no distracción en las reuniones: no computadoras, no teléfonos celulares durante las mismas. El objetivo es tener reuniones más breves, con atención plena. En algunas empresas hay algún lugar como para dejar los celulares, de manera simbólica.
  3. Aprender a decir que NO: el foco requiere disciplina, y poder decir que no a todo aquello no urgente. Comienza a preguntar: Es urgente? antes de tomar un llamado, y a decir que No cuando alguien viene a cambiarte las prioridades del dia. Al menos, hacé las preguntas del caso.
  4. Planificar la semana de antemano: es una buena práctica planificar antes de arrancar la semana, quizás el domingo a la noche, cuales son las cosas grandes, importantes, que no dejarás de hacer esta semana. Pueden ser temas laborales o extralaborales. Agendalos. Y enfócate en ellos. Que no sean demasiados, y mantenelos visibles.
  5. Planear tiempos de distracción además de tiempos de foco: todos necesitamos también momentos de ocio, de conexión con otros y de recuperación de energía. Por esto, no es buena táctica saltar los tiempos de almuerzo. Conviene alternar entre momentos de concentración y de esparcimiento.

Te dejamos el desafío de probar estas tácticas, y contarnos como te va. Recordá que “El cambio comienza con una nueva forma de mirar”.

Exitos!

3 comentarios en “5 tácticas para ser más ENFOCADOS y EFECTIVOS

  1. Muy lindo y práctico el artículo. Muchas gracias por recordarnos esos puntos que son tan importantes para poder enfocarnos. Ojalá los pueda aprovechar!

    1. Gracias Alejo qué bueno que te resultó práctico. Te sugiero elegir una acción y probar. El camino está hecho de pequeños pasos! Contanos como te fue. Saludos

  2. Muy buen artículo! ayuda a tratar de mantener cierta claridad en la atrapante y turbulenta rutina laboral. A no desdibujar estos ítems de nuestras tareas diarias.

Deja un comentario