Las conversaciones difíciles

IMG_3948

 

Cuánto más vas a esperar para tener esa conversación pendiente?

Pensá en una conversación que tengas pendiente y vengas demorando. La tenés? Arranquemos!

 

Hay docenas de libros acerca de cómo tener conversaciones difíciles. Sobre todas esas que venimos demorando porque pensamos que hablar sería peor que seguir callando.

Sin embargo, llega el momento en que las emociones guardadas no se pueden disimular más y se filtran en cualquier frase cotidiana e inocente, que sale involuntariamente de nuestras bocas empujando las palabras, y nos deja sorprendidos frente a nuestro enojo y resentimiento.

Cuando pregunto en los coachings: “ Qué tiene que pasar para que esta conversación sea exitosa para vos?” Generalmente la respuesta es, “que el otro se de cuenta de que yo tengo razón y que él está equivocado”

Buscamos ganarle al otro echándole la culpa porque creemos adivinar sus intenciones. La intención es distinta a lo que produce la acción. A veces tenemos nobles intenciones, pero lastimamos igual.

Estamos listos para escuchar el dolor ajeno y hacernos cargo de nuestra contribución? Evitamos hablar de nuestras emociones para no mostrarnos vulnerables, o nos victimizamos en nuestro dolor y nos frustramos porque no podemos controlar lo que le pasa a la otra persona cuando nos escucha.

Las emociones nos muestran lo valioso para nosotros, y decirlo nos dignifica honrando nuestros valores, quienes somos y quienes queremos ser.

El coaching ontológico nos ofrece herramientas poderosísimas para ayudarte a diseñar y a sostener esas conversaciones pendientes con un resultado efectivo tanto a nivel personal como dentro de las organizaciones. La pregunta no es quien tiene la culpa o quien tiene la razón sino qué es lo verdaderamente importante para cada uno y cómo seguimos a partir de acá.

Quien querés ser vos cuando esa conversación termine?

Hasta la próxima!!

Deja un comentario